Una tormenta que ocurre una vez cada 1.000 años

El agua caída el martes en Baleares supone más de un tercio de las precipitaciones de todo un año

Jueves, 11 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 06:04h.

madrid - Las precipitaciones intensas registradas el pasado martes en Baleares fueron extraordinarias, muy localizadas, poco frecuentes e históricas, según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) que indicó que en la zona de San Pere se acumularon más de 230 litros por metro cuadrado en un solo día, más de un tercio de lo que suele llover en todo el año, siendo una tormenta que se sucede una vez cada 1.000 años.

El portavoz adjunto de la AEMET, Rubén del Campo, explicó que aunque las medias son “un valor teórico”, en la zona más afectada, el este de Mallorca, se recogieron el pasado martes más de 200 litros por metro cuadrado, cuando lo normal en el conjunto del año es de entre 600 y 800 litros por metro cuadrado. “Ha caído en un día un tercio de lo que llueve en todo el año o incluso más”, subrayó.

Los expertos de la Agencia de Meteorología estiman que una lluvia torrencial de esta magnitud sólo se repite una vez cada 1.000 años. “En la localidad de Artá han caído 161 litros por metro cuadrado en 24 horas, algo que se puede repetir una vez cada 80 años”, explicó el portavoz de Aemet. “Pero los 233 litros por metro cuadrado en cuatro horas recogidos en Colonia de Sant Pere es algo completamente extraordinario que las estimaciones indican que ocurre una vez cada 1.000 años”, aseguró.

difícil predicción Respecto a si estaba previsto o no, Rubén del Campo admitió que la predicción y el aviso apuntaba la posibilidad de lluvias fuertes pero comentó que es “muy difícil predecir una precipitación tan intensa y tan localizada”. Así, indicó que hubo una línea de tormentas “bastante estrecha” pero que afectó “de lleno” a Artá, San Llorens y San Pere, los lugares más afectados.

La causa de las fuertes lluvias hay que buscarla en el fenómeno de la gota fría que, junto al viento del este de carácter marítimo, muy húmedo y templado, y el aire frío en capas altas de la atmósfera creó el “coctel perfecto” para que precipitara de forma torrencial en áreas de las Baleares, explicó el portavoz de la Aemet.

A ello hay que sumar la duración, de entre 4 y 6 horas, cuando lo normal en este tipo de tormentas son duraciones de 10, 15 o 30 minutos. - E.P./Efe