Sánchez descarta elecciones y pide al PP “que se modere”

El líder socialista censura a Casado y Rivera por formar una “coalición por la crispación”

Jueves, 11 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 06:04h.

madrid - Pedro Sánchez aseguró ayer que no convocará elecciones generales porque le queda “mucha tarea” por hacer en la “reconstrucción” del Estado del Bienestar y el “ensanchamiento del espacio de derechos y libertades” que “recortó” el PP. Ante la reiterada petición de este partido para que permita a los ciudadanos ir a las urnas, aconsejó al líder de la oposición, Pablo Casado, “centrarse” y “recuperar la moderación”.

Así se pronunció en la sesión de control al Gobierno del Congreso, que arrancó con un minuto de silencio en homenaje a las víctimas por las fuertes lluvias caídas en Mallorca. Casado inició su pregunta a Sánchez afeándole que haya “desprestigiado” al Senado por no querer ofrecer explicaciones por su tesis doctoral y “huir” a Estados Unidos más de una semana ante el “caos” de su Gobierno, con “dos ministros dimitidos y dos ocultando patrimonio en contra del baremo” del Ejecutivo para “ser cesados”. Además, subrayó que la titular de Justicia, Dolores Delgado, ha sido “reprobada” por “mentir en una conspiración de cloaca” y que el jefe de la Diplomacia española, Josep Borrell, está “envuelto en un caso de información privilegiada”. “¿Y era usted el que repartía carnés de decencia política?”, le interpeló.

El líder del PP censuró duramente los incidentes que se vivieron en Catalunya estos días coincidiendo con el aniversario del 1-O y afirmó que no es “aceptable” que haya “kale borroka” ante el Parlament y se “apaleen” a policías. También criticó que la cárcel de Lledoners se haya convertido en un “consultorio” porque el Gobierno del PSOE acercó a los “presos golpistas”.

A su entender, lo que pasa en Catalunya es “inasumible” y por eso emplazó a Ciutadans a presentar una moción de censura para echar a Torra. Según dijo, hace falta un “cambio” en esta comunidad porque “no aguanta España más humillaciones de los independentistas”.

Casado también mencionó a la situación en Andalucía -cuya presidenta Susana Díaz ha convocado elecciones para el 2 de diciembre- reprochando que en esta autonomía las ayudas hayan acabado en “mariscadas, juergas y prostitutas”. “Pongáse de acuerdo por una vez con la señora Díaz y convoque elecciones anticipadas ya”, proclamó Casado.

En su turno, Sánchez señaló que el Gobierno de Rajoy “utilizó la excusa de la crisis ideológica para hacer recortes ideológicos en el Estado del Bienestar” y recalcó que el planteamiento de su Ejecutivo es la “reconstrucción de este y el ensanchamiento del espacio de derechos y libertades” que, a su juicio, recortó el PP en sus siete años en Moncloa. Según señaló, le queda mucha tarea por hacer de aquí al final de la legislatura “por la mayoría social de este país”. Tras asegurar que Pablo Casado y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, conforman “una suerte de coalición por la crispación”, recriminó a la formación de Génova su abstención en la exhumación de Franco del Valle de los Caídos o su voto en contra de la universalidad de la sanidad.

la ministra delgado se defiende Por su parte, la ministra de Justicia, Dolores Delgado, ofreció explicaciones de sus vínculos con el comisario José Manuel Villarejo. Empezó atacando al policía jubilado, del que dijo ser “un presunto delincuente que trata de extorsionar al Estado para obtener un trato de favor y salir de la cárcel”, y terminó definiéndose como “una víctima” del comisario, “de la derecha, de la extrema derecha y de la extrema extrema derecha”. Negó toda relación profesional con Villarejo, “y tampoco es mi amigo”, se defendió, en relación a la comida que el expolicía grabó en 2009. - E. P.