A evitar el lastre del curso pasado

Granger alerta sobre la necesidad de arrancar bien la Euroliga y no sumar errores que cuesta recuperar

“Tenemos que ir a Kaunas con el cuchillo entre los dientes, queremos empezar con buen pie”

Txema Sierra Alex Larretxi - Jueves, 11 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 06:04h.

Vitoria - El Kirolbet Baskonia arranca mañana en Kaunas una nueva participación en la Euroliga y lo hace con un objetivo fundamental entre ceja y ceja. Con el sueño de participar en la Final Four que acogerá el Buesa Arena en el próximo mes de mayo como telón de fondo, la escuadra azulgrana pretende ir quemando etapas paso a paso y para ello el primero es no arrancar con un lastre peligroso. Con la experiencia del curso pasado -en el que el equipo saldó con derrotas sus cuatro comparecencias iniciales- como principal referencia, el objetivo vitoriano es evitar errores que resultan extremadamente complicados de subsanar a posteriori.

Así lo manifestó ayer Jayson Granger, quien destacó que en la competición continental es “clave” ganar algún partido fuera de casa y en este sentido insistió en tratar de aprovechar la primera ocasión de hacerlo que les presenta el calendario, aunque sea en la siempre complicada pista del Zalgiris de Saras Jasikevicius. El base uruguayo recordó que el pésimo inicio de la temporada pasada les costó “caro al final”, aunque definitivamente el Kirolbet consiguió meterse en el play off. “Esperamos un inicio totalmente diferente. Es verdad que tenemos partidos muy duros fuera de casa, pero debemos ir con el cuchillo entre los dientes a Kaunas”, significó.

Para poder extraer algo positivo del feudo lituano, el Baskonia necesitará mejorar sensiblemente la imagen que ha ofrecido en sus comparecencias ligueras y, sobre todo, ser capaz de mantener una línea regular evitando las desconexiones que, por ejemplo, evidenció ante el Burgos o el Gipuzkoa. “La Euroliga exige al máximo y hay que estar concentrado los cuarenta minutos porque si te despistas un minuto o dos lo pagas muy caro”, advirtió.

El director de juego uruguayo se refirió también al potencial del primer oponente azulgrana, que fue la auténtica revelación de la pasada temporada, en la que conquistó el tercer puesto en la Final Four que se disputó en Belgrado. “El Zalgiris juega muy vertical, tiene muchos puntos y una rotación bastante larga, con diez jugadores que saben aportar”, analizó. Además, destacó que aunque los bálticos no tienen tantas estrellas como otros equipos, forman “un bloque muy duro con muchas balas por fuera y por dentro y sigue con el mismo bloque del año pasado. Será un partido complicado, pero esperamos empezar con buen pie”.

Pese a que únicamente se han disputado tres jornadas de la competición doméstica, la entrada en escena de la Euroliga provocará que los equipos deban afrontar de inmediato el exigente ritmo de esfuerzos encadenados al que obliga el torneo continental. El Baskonia, por ejemplo, disputará cinco partidos en diez días y en este sentido Jayson Granger señaló que los discípulos de Pedro Martínez tienen que “estar más preparados mental que físicamente porque en algunos momentos las piernas no van a responder”.

Por último, el jugador charrúa no pudo evitar una referencia al enorme premio que supondría conquistar el billete para ser uno de los cuatro equipos que compitan en el mes de mayo en el Buesa Arena. “Que la Final Four se juegue en Vitoria para nosotros es una motivación extra. Esta Euroliga es muy especial por que el título se va a decidir en la ciudad y la afrontamos con muchísima ilusión y motivación”, reconoció.