Hallan un cadáver calcinado en el bajo ocupado de un edificio

Se baraja la hipótesis de que el fallecido encendió el fuego para calentarse y causó un incendio

Axier Burdain Jorge Muñoz - Jueves, 11 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 06:04h.

Vitoria - Cuando los Bomberos y la Ertzaintza acudieron ayer al mediodía a la vivienda del barrio gasteiztarra de Aretxabaleta en donde se había declarado un incendio, las llamas ya se habían extinguido por sí solas. Pero al acceder al bajo del edificio que había resultado arrasado por el fuego, hallaron el cadáver de una persona, completamente calcinado. Inicialmente, sólo se pudo determinar que se trataba de un varón de unos 50 años de edad, si bien más tarde trascendió que los vecinos de la zona habían denunciado que el recinto, un trastero, había sido ocupado. Se baraja la hipótesis de que el hombre pudiera haber encendido un fuego para cocinar o para calentarse a lo largo de la noche anterior y que las llamas se descontrolaran, provocando el posterior incendio que le causó la muerte.

Si bien en un principio se sugirió que el local podría pertenecer a la sociedad municipal Ensanche 21, las posteriores averiguaciones llevadas a cabo por el personal del Ayuntamiento descartaron tal posibilidad. En cualquier caso, este extremo se verificará definitivamente hoy, después de realizar la pertinente consulta en el registro de la propiedad.

Ayer por la tarde, los responsables del Departamento vasco de Seguridad informaron de que el cuerpo de esta persona, cuya identidad aún no ha trascendido, había sido ya trasladado al Instituto Anatómico Forense y que, por el momento, se aguardará a los resultados que arrojen la autopsia y la investigación. El cadáver no presentaba signos de violencia ni de criminalidad, por lo que la Ertzaintza esperará a recibir el informe de los Bomberos de Vitoria.

Los responsables del Ayuntamiento trasladaron su pésame por el desgraciado suceso e informaron de que, periódicamente, el personal de Ensanche 21 supervisa los inmuebles de su propiedad. “En fechas recientes no encontraron indicios de ocupación de las viviendas que posee en el mismo edificio que el del trastero en el que ha tenido lugar el trágico suceso”, señalaron.