Mesa de Redacción

¡Cómo vivimos!

Por David Erice - Miércoles, 10 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 06:04h.

Llegan nuevas advertencias del Fondo Monetario Internacional. “Se avecinan tormentas”, lanzó el economista jefe Maurice Obstfeld. Así se expresó el organismo que pretende manejar el mundo desde la paradisíaca isla de Bali, el discreto escenario escogido por el FMI para presentar el informe de coyuntura internacional. Para empezar, resulta grotesco que los pretendidos gurús de la economía mundial escojan Bali para amenazarnos, otra vez, con apretarnos el cinturón para mayor gloria de no sé qué intereses que no llegamos a comprender. Es algo así como cuando el Papa insta a la limosna y caridad de la plebe desde un salón aderezado con pinturas, muebles y obras artísticas de un valor incalculable. Después de una crisis global y brutal, después de una década de estrecheces y desigualdades extremas, llega el FMI y nos augura un futuro negro cuando aún no nos hemos siquiera llegado a creer que habíamos superado el socavón. Ahora, parece que la culpa del nuevo estancamiento la tienen las tiranteces entre EEUU y China. Antes, acuérdense, fue que habíamos vivido por encima de nuestras posibilidades. Mientras tanto, los bancos abren los grifos y vuelven a ofertar créditos a diestro y siniestro. Me da la sensación de que nadie tiene ni puta idea.