Enagas pide abaratar la energía para evitar “rebajar salarios para competir”

Díez de Ulzurrun defiende el gas como combustible para la transición energética

Xabier Aja - Miércoles, 10 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 06:04h.

BILBAO - La progresiva reducción de las emisiones de CO2 a la atmósfera va a producir un cambio notable en el mix energético, con un peso creciente de las renovables, pero en esa transición energética el gas natural se perfila como el combustible ideal, según señaló ayer Juan Andrés Díez de Ulzurrun, director general de Enagas, en un coloquio en la última jornada de Oil &Gas Conference, celebrada en el BEC.

Díez de Ulzurrun intervino en un debate sobre el cambio del mix energético y recordó que las emisiones de CO2 a la atmósfera todavía siguen creciendo por el aumento de la población mundial, “vamos a pasar de 5.300 millones de habitantes en 1990 a 8.500 millones en 2030”, por el incremento de la renta per cápita en los países emergentes, sobre todo, pero también por el origen de la energía primaria, “con el carbón y el petróleo principalmente”, y por la intensidad energética.

Díez de Ulzurrun indicó que “tenemos una energía cara”, y abogó por realizar la transición energética “a un coste razonable”, pues esto puede acelerar la descarbonización que se pretende, algo que, según el representante de Enagas, se puede hacer mediante el gas, un combustible más eficiente y menos contaminante que el carbón. En este sentido defendió sustituir la generación eléctrica de las térmicas de carbón por centrales de ciclo combinado a gas.

Tras destacar que la movilidad es el gran demandante de petróleo, indicó que se puede conseguir reducir las emisiones de CO2 del transporte sin grandes inversiones “simplemente sustituyendo cuando toca un autobús diésel por uno a gas”.

En referencia a la importancia de la energía como factor de competitividad, Díez de Ulzurrun señaló que es un elemento clave junto con los costes laborales. Y recordó que Europa tiene que competir con EEUU que tiene unos costes energéticos más baratos, y con Asia, con unos costes laborales inferiores, “lo que no augura un buen futuro” para el Viejo Continente. Por ello, y en referencia concreta al Estado indicó que es preferible intentar “abaratar la energía para competir que hacerlo bajando salarios”.

El consultor Fernando Temprano, el que fuera director de Tecnología de Repsol, mostró su preocupación “por la velocidad del cambio” que viene. “El coste de la fotovoltaica es 4 veces menor que en 2006” y resaltó que los cambios en la movilidad van a ser claves en la reducción del consumo de petróleo pues “hoy casi el 70% se destina a la movilidad”. Un estudio en EEUU señala que un transporte digitalizado compartiendo vehículos “reduciría el número de coches de 250 millones a 44 millones”.

El director del Cluster de Energía vasco, Jose Ignacio Hormaeche, abogó por la cooperación entre empresas para mejorar su competitividad y puso encima de la mesa la importante cadena de valor con lo que cuenta Euskadi en el sector deoil&gas.“La gente no es consciente de que en el País Vasco hay 110 empresas ligadas al sector que facturan 16.000 millones”.