La familia Kardashian calentará la rutina otoñal

Lourdes Leon, la hija de Madonna, revoluciona la pasarela de Nueva York con sus piernas sin depilar

Viernes, 14 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:04h.

Los Ángeles- El canal temático DKISS ha decidido subir la temperatura de la rutina otoñal programando para el martes las dos últimas temporadas de las Kardashian. Kim, Kris, Caitlyn, Khloé, Robert, Kendall y Kylie, la familia al completo, saltarán a la pequeña pantalla para mostrar su peculiar forma de vida, sus gustos, sus aficiones y sus pasiones. Una apuesta dirigida a aquellos a los que les gusta el fisgoneo y mirar a través del ojo de la cerradura.

Kim será el punto de partida tras el sonado robo de joyas que sufrió en París hace algún tiempo. Confesará ante las cámaras cómo aquella noche los cinco asaltantes irrumpieron en su alojamiento parisino y la trasladaron a la bañera atándola de manos mientras robaban parte de sus pertenencias, entre ellas el anillo de compromiso que le había regalado su marido, Kanye West, y que estaba valorado en cuatro millones de dólares. Kim explica entre lloros en uno de los capítulos cómo llegó incluso a temer por su vida, algo que la atemorizó pensando en su familia y en sus hijos. La estrella relata ante sus hermanas y su madre que pensó en huir cogiendo el ascensor del apartamento, pero no lo hizo porque “si no se hubiera abierto a tiempo, estaría muerta”.

En fin, los capítulos están aderezados con el aumento de la familia tras los nuevos nacimientos, los problemas en los negocios y también las peleas entre los propios Kardashian.

comodidad o feminismo Lourdes Leon, la hija de la cantante Madonna, lleva un par de días en candelero por su peculiar estilo a la hora de desfilar en la Semana de la Moda de Nueva York. Se subió a la pasarela de la mano de la firma Gypsy Sport para ayudar a presentar su colección Primavera/Verano 2019. Su atuendo era digno de ser tenido en cuenta: unos pantalones vaqueros muy rotos, más bien hechos jirones, y un top que tapaba casi nada y que consistía en una cadenas y dos conchas sobre los pezones. Pero lo que sorprendieron fueron sus piernas sin depilar y cubiertas de vello. Para muchos una cuestión de desidia estética y para otros un símbolo feminista. Para gustos los colores y también las opiniones. - R. Lakunza