El ‘gimnasio de la creatividad’ de la calle Correría abre sus puertas

21 kolore, que ofrece arteterapia y artepedagogía, realizará charlas y talleres el jueves 13

Agurtzane Salazar Pilar Barco - Sábado, 8 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:04h.

Vitoria - De mil colores y muchos más se puede escapar en este nuevo comienzo de curso de problemas personales relacionados con el estrés o depresión, por poner unos ejemplos. Tan sólo hay que saber cómo sacarlos hacia afuera, cómo exteriorizarlos, si bien, en el gimnasio de la creatividad de 21 Kolore de la calle Correría, 101, desde hace cuatro años son todos unos expertos en entrenarse en ello, en la arteterapia y artepedagogía. Al menos, en las dos modalidades de pintura que imparten, más otra relacionada con la música, además de sus cursos de idiomas (inglés y alemán).

Una media de 100 alumnos por año, desde niños, adultos a mayores, se inscribe en estos cursos cuya matriculación se extenderá hasta finales de este mes.

Para todos los interesados en saber más en qué consisten estos cursos, tras la jornada de puertas abiertas de este jueves, se va a realizar otra más el día 13, de 18.00 a 20.00 horas, en la que se presentarán los contenidos y el material didáctico del curso, y de 20.00 a 21.00 horas, con una ponencia y charla sobre la arteterapia en Suiza y Alemania, de la Pintura Centrada en Soluciones (Lom) y de las figuras primarias.

Y es que como explica la directora de 21 Kolore, Astrid Oster, los beneficios de practicar estas disciplinas no son pocos. “La pintura Lom es un método muy dirigido, con el objetivo de mejorar el estado de ánimo o bajar el nivel de estrés”. Así, como añade, esta disciplina permite entrar en contacto con nuestras imágenes interiores y “ofrece la posibilidad de crear otras, que nos pueden ayudar a liberarnos de lastres y vislumbrar nuevas perspectivas. Hablar no siempre es la vía más directa hacia un bienestar personal, puesto que nuestro cerebro es un órgano que genera imágenes”, resalta.

En el caso del taller de pintura creativa acompañada, cada uno realiza un dibujo autónomo, sin otro receptor, sin juicios, ni interpretaciones. “Ofrece un factor relajante. Aquí el trabajo bueno o malo no existe. Es para que la gente experimente una expresión creativa, pero no con el deseo de ser un buen artista. Existe el trabajo sin presión”.

21 Kolore ofrece también una experiencia musical y corporal a través del juego, que posibilita despliegue de ritmo, armonía y melodía, además de mejorar el conocimiento de inglés y alemán, para los que Oster estudia hacer viajes al extranjero o al entorno más cercano, a modo de barnetegis, pero en esos idiomas.