trofeo araba

Sesión de trabajo con público

Un Alavés que acusó la carga de entrenamientos empata con el Sochaux y cae ante la Real

Txema Sierra Jorge Muñoz - Sábado, 8 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:04h.

Alavés 0 - Sochaux 0

ALAVÉS Alex Domínguez;Vigaray, Ximo Navarro, Adrián Diéguez;Paulino, Dani Torres, Brasanac, Javi López;Lupu y Burgui

SOCHAUX Long;Rafa Navarro, Josema, Lacroix, Pendant;Umbenstock, Einar Galilea, Daham;Obadeyi, Budkivskyi y Sané.

Goles No hubo.

Árbitro Ricardo de Burgos Bengoetxea (colegio vasco). Amonestó con tarjeta amarilla a los visitantes Rafa Navarro (min. 35) y Einar Galilea (min. 39).

Estadio Mendizorroza. 5.492 espectadores.

Alavés 0 - Real Sociedad 1

ALAVÉS Alex Domínguez;Vigaray, Ximo Navarro, Adrián Diéguez, Rubén Duarte;Burgui, Manu García, Brasanac, Perera, Ibai Gómez y Borja Bastón (Lupu, min. 33)

REAL SOCIEDAD Moyá;Gorosabel, Aritz, Navas, Kevin Rodrigues;Rubén Pardo, Guevara;Sangalli, Zurutuza;Juanmi y Bautista.

Goles 0-1, minuto 27: Juanmi. Preciso centro desde la banda derecha de Gorosabel que Juanmi remata a la red de cabeza pese a recibir un golpe de Vigaray en la cara al intentar despejar.

Árbitro De Burgos Bengoetxea (colegio vasco).

Estadio Mendizorroza. 5.492 espectadores.

Vitoria- El Deportivo Alavés echó ayer hacia atrás las manecillas del reloj para protagonizar un esperemos que efímero regreso al pasado. Y es que, por un momento, la velada de Mendizorroza se transformó en un duelo de la recientemente concluida pretemporada. Pese a que el Trofeo Araba se disputó con las tres primeras jornadas del campeonato doméstico ya consumidas, lo cierto es que para el plantel de Abelardo se convirtió en una ocasión más para continuar avanzando en su puesta a punto. Una sesión de trabajo pero con público.

El técnico ha aprovechado esta semana para introducir una importante carga física en los entrenamientos de sus discípulos y, de manera inevitable, eso se reflejó en su puesta en escena. Como acostumbra a suceder cuando los equipos comienzan a rodar y disputan sus primeros amistosos, al Glorioso ayer le faltaron piernas e ideas. Algo lógico considerando el castigo sufrido en Ibaia. Si a eso se le añade la presencia de numerosos jugadores del filial y alguna pieza recién llegada sobre el césped, el cóstel resultante es el que se vio sobre el césped del Paseo de Cervantes. Es decir, un equipo plano, sin chispa y dominado por adversarios más enchufados.

Así sucedió en el duelo inaugural de la noche ante el Sochaux de la Segunda División gala. El joven guardameta Alex Domínguez se conviryió en el mejor albiazul desbaratando varias acciones peligrosas del equipo convenido del otro lado de la muga. Poco más positivo se puede decir de un Alavés que bastante tuvo con conseguir mantener el 0-0 inicial hasta el final del choque.

Tras esta toma de contacto llegó el teórico plato fuerte ante la Real Sociedad. Abelardo presentó en esta ocasión un once bastante más parecido a los que alineará habitualmente durante la competición oficial y, de entrada, pareció que el cuadro vitoriano se activó algo más. Fue sin embargo un espejismo y rápidamente la escuadra donostiarra se hizo con el control del centro del campo para dominar la cita.

Pese a ello, fue el Deportivo Alavés el que gozó de la ocasión más clara cuando, en el minuto 14, Borja Bastón aprovechó un pase largo para plantarse solo ante Moyá. Pero su intento de vaselina sobre la salida del meta txuri urdin se marchó por encima del larguero. Ahí murieron prácticamente las opciones de un Glorioso que no volvió a ofrecer señales de peligro. La Real, por su parte, continuó haciendo daño, especialmente por las bandas. En una de estas incursiones Juanmi aprovechó un centro de Gorosabel desde la derecha para firmar el gol que supuso la victoria visitante.

En la tercera contienda de la noche, un tanto del exalbiazul Theo Hernández y otro del debutante Sandro dieron el triunfo (2-1) a la Real que, como consecuencia, se proclamó también campeón del torneo. Una cita que no pasó de entrenamiento con público para el Alavés.