La obra del artista Gerardo Armesto abre el nuevo curso en Zas kultur

Se trata de una intervención proyectada directamente sobre el cristal del escaparate del propio espacio cultural

Viernes, 7 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:04h.

vitoria - En Zas Kultur comenzaron ayer el nuevo curso cultural después del descanso veraniego. Y lo hicieron con una actividad que quiere servir para acercar a la ciudadanía de Vitoria, de la mano del propio Gerardo Armesto, el contenido de su intervención Cadena de elegidos y yo agazapado 18-XII-98. Una intervención proyectada directamente sobre el cristal del escaparate que Zas Espazioa tiene en la calle Correría. Una intervención que, además, va acompañada por dibujos inéditos del artista, que se despliegan en el interior de local, según explican los organizadores de la obra.

Gerardo Armesto, nacido en Vitoria, lleva cerca de cincuenta años dedicado a las prácticas artísticas contemporáneas. Comenzó a cursar estudios de Arquitectura que posteriormente abandonó por los de Bellas Artes. Compartió cátedra de dibujo en un instituto de la ciudad con su dedicación al mundo audiovisual y plástico.

Después, el hijo de Gerardo Armesto Hernando se dio a conocer en sus primeros trabajos como pintor, pero su progresivo interés por el estudio tridimensional de los objetos, por sus diferentes perspectivas y análisis espaciales, le condujo, primero al mundo audiovisual, y ya más recientemente, dentro de una lógica evolución, hacia el campo de la escultura. Cabe subrayar también que el trabajo de Armesto es amplio, tocando tanto el lenguaje del audiovisual como el más centrado en las artes visuales: escultura, pintura, dibujo, etc.

Los principales objetivos de ZAS kultur son la producción, intervención-mediación, investigación y educación.

En el apartado de producción, se trata de entenderla como un dispositivo de cohesión social, de articulación de pensamiento crítico y de intercambio de saberes. La forma de mediar o intervenir pasa por atender a las producciones artísticas y culturales más próximas que precisan de nuevos espacios para su enunciación. Esto es, visibilizar y difundir los proyectos y la obra del colectivo de artistas emergentes de Álava, así como de otros lugares, ofreciendo la posibilidad de intercambios, residencias y colaboraciones. Pero, además, en Zas kultur abogan por investigar, promover y apostar por experiencias artísticas que contemplen nuevas fórmulas de presentación y de participación.

El educativo es otro de los objetivos que se marcan los impulsores de este espacio cultural de Gasteiz. Para ello ofertan talleres. Y, por último, colaboran en la vida del barrio, en las iniciativas que promueven los vecinos. - DNA