Teherán advierte a Pyongyang de que “EEUU no es de fiar”

El presidente Rohaní recuerda que Washington firmó un acuerdo con Irán del que se ha desdicho

Jueves, 9 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

Teherán - El presidente iraní, Hasan Rohaní, dijo ayer al jefe de la diplomacia de Corea del Norte, Ri Yong-ho, en una reunión en Teherán que Estados Unidos “no es de fiar”, después de que ese país volviera a imponer sanciones a Irán. La visita del ministro de Asuntos Exteriores norcoreano, quien el martes se entrevistó con su homólogo iraní, Mohamad Yavad Zarif, coincide con la entrada en vigor de las sanciones estadounidenses contra Irán tras su retirada del acuerdo nuclear de 2015. “El desempeño de la administración de EEUU en estos años ha llevado al país a ser considerado de poca confianza por todo el mundo ya que no cumple con ninguno de sus compromisos”, subrayó Rohan.

El mandatario reiteró que la República Islámica quiere “el establecimiento de la paz y la seguridad en la península de Corea” y aseguró que está dispuesto a “desarrollar y profundizar las relaciones con Pyongyang”. “Irán y Corea del Norte siempre han tenido puntos de vista cercanos y se han apoyado en muchos asuntos internacionales críticos”, dijo Rohaní, aludiendo a las presiones que ambos países han sufrido para desmantelar sus programas atómicos.

En la misma línea, Ri afirmó que “la política estratégica de Corea del Norte es profundizar las relaciones con la República Islámica de Irán y enfrentar el unilateralismo”. También describió la retirada de EEUU del acuerdo nuclear con Irán y la reinstauración de sanciones como “una acción incorrecta y contraria a las normas internacionales”.

El ministro norcoreano informó a Rohaní, además, sobre las pasadas negociaciones de Corea del Norte con EEUU en Singapur y el desarrollo de la situación en la península coreana. Tras la retirada de EEUU en mayo pasado del acuerdo nuclear de 2015, las autoridades iraníes han advertido en varias ocasiones a Pyongyang de no hacer tratos con Trump.

El presidente estadounidense y el líder norcoreano, Kim Jong-un, protagonizaron en junio pasado una histórica cumbre en Singapur, en la que firmaron una declaración que abre las puertas a la desnuclearización de Corea del Norte a cambio de que Estados Unidos conceda garantías para su supervivencia. Sin embargo, no especifica mecanismos ni plazos concretos para lograr esos objetivos, por lo que poco a poco las optimistas expectativas se han enfriado.

El Gobierno estadounidense aseguró el martes que Corea del Norte “no ha dado los pasos necesarios para desnuclearizarse”, en lo que supone una de las observaciones más serias hechas por Washington sobre los pocos frutos de la citada cumbre. - Efe