vitoria, sede de la final four 2019

Lavado de cara obligado

reformas El Buesa Arena presenta ciertas deficiencias que deberán ser subsanadas en el futuro para estar a la altura de las circunstancias

O. San Martín/B. Mallo - Miércoles, 16 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

Vitoria - Cualquier instalación, por muy vanguardista que sea, siempre es susceptible de ser mejorada. De ello ni siquiera se libra un recinto faraónico como el Fernando Buesa Arena que ha coleccionado múltiples elogios de cualquier visitante tras sufrir durante las últimas décadas varias remodelaciones que han estirado su aforo hasta las 15.500 butacas. La concesión de la Final Four a la capital alavesa es una noticia inmejorable que implicará un imprescindible trabajo de chapa y pintura con el fin de estar a la altura de las circunstancias. Y es que la cancha ubicada en Zurbano presenta actualmente algunas deficiencias incompatibles con la celebración normal de un evento de esta magnitud.

Durante los próximos meses serán imprescindibles algunas mejoras ostensibles en la casa del Baskonia con el fin de que se actualice un pabellón que necesita un urgente lavado de cara en ciertos aspectos. El club vitoriano deberá trabajar codo con codo junto a la Diputación Foral de Álava, propietaria de la instalación, para que nada desentone dentro de un año cuando se aproxime la celebración.

El primer aspecto tiene que ver con los farragosos accesos al Buesa Arena, cuyas limitaciones siempre provocan grandes retenciones de coches a la salida del pabellón una vez finalizados los encuentros del Baskonia. Ante el masivo desembarco de miles de seguidores, este caos puede agravarse si no se introducen nuevas vías de entrada y salida que descongestionen el tráfico.

Dentro de la instalación, la mala iluminación ha desatado en alguna ocasión las críticas de los aficionados. La necesidad de un videomarcador con mayor resolución también debería figurar entre las prioridades de los técnicos forales, obligados de igual manera a dar una vuelta de tuerca al poco espacio destinado a las zonas VIP dentro del recinto. Si algo llama sobremanera la atención en cada edición de la Final Four es la llegada de aficionados con un elevado poder adquisitivo que desean presenciar el espectáculo con los mayores lujos posibles. En este sentido, las zonas habilitadas hoy en día en el Buesa Arena se antojan insuficientes.

La sala de prensa también representa un lugar muy mejorable a la vista de sus estrechas dimensiones. La afluencia de medios de comunicación procedentes de todos los países para cubrir una Final Four suele ser superior incluso que en la Copa del Rey. Relacionado con el trabajo de los periodistas, existen quejas casi a diario respecto a la mala cobertura del pabellón y los problemas derivados de la conexión con Wifi.

Por último, numerosos aficionados azulgranas también han dejado entrever en el pasado su malestar con el mal funcionamiento de los tornos o incluso la falta de ellos en algunas torres. Un hecho que les obliga a cambiar de puerta y dilata su entrada en el pabellón. En definitivo, muchísimo trabajo por delante para que Vitoria y el Baskonia dejen bien alto el pabellón y la Final Four de 2019 sea recordada en el futuro como una de las mejores de la historia.