patrón de los labradores

Vitoria ensalza su origen rural

El campo homenajeó ayer a San Isidro;en Gasteiz, con procesión y recepción municipal a las juntas administrativas

Un reportaje de A. Salazar. Fotografía Borja Gesto/J. Chavarri - Miércoles, 16 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

Que ayer, 15 de mayo, era San Isidro Labrador estaba más que claro en Vitoria, cuando la capital alavesa decidió desde por la mañana homenajear al patrón del agro con la tradicional misa-procesión a la que asistieron, entre otros, el diputado de Agricultura, Eduardo Aguinaco, acompañado de Iñaki Oyarzábal (presidente del PP en Álava y senador), Miguel Garnica (concejal del PP en Vitoria) o Eloy López de Foronda, gerente de la Plaza de Abastos, mercado donde se venden muchos de los tesoros de esta tierra. Sin embargo, y como pocas veces ocurre en este tipo de actos religiosos, la talla del santo no fue la única protagonista del recorrido, al ir acompañada de otra que representaba a su mujer, Santa María de la Cabeza. No en vano, el madrileño Isidro (1082-1172) fue uno de los pocos santos que pasó por el altar, antes de que el Papa Gregorio XV decidiera elevarle los altares, tras la constatación de sus múltiples milagros -como el de ser hacedor de lluvias- con su canonización en 1622.

Pero por curiosa que fuera esta estampa, los feligreses más devotos, como Marga, ya conocían que San Isidro nunca procesiona solo. “Yo ya lo sabía porque siempre intento venir todos los años a esta misa porque los que hemos trabajado en el campo tenemos mucho cariño a este santo”, detallaba esta mujer que durante años ha vivido del cereal, remolacha y alubias que ha sembrado en Guereña (Álava).

Como subrayó el párroco durante la celebración, San Isidro es “la personificación de las virtudes populares”. Una afirmación que ilustró contando la biografía de San Isidro, quien procedía de unos padres de condición humilde y que convivió con su esposa en Torrelaguna, donde trabajó las tierras de un aristócrata. “Vivió la vida ordinaria, pero de forma extraordinaria, a base de sencillez, fortaleza, trabajo y oración, de lo que se puede extraer una lectura sobre el campo: que la cosecha de honradez y justicia la siembran aquellos que trabajan por la paz”.

A continuación, la eucaristía dio paso a las ofrendas de diversos frutos de la tierra, “como expresión de nuestro reconocimiento y virtudes” y finalizó con la veneración de las reliquias del santo.

Recepción municipal El Ayuntamiento de Vitoria, por su parte, se sumó a esta festividad acogiendo la recepción a la asociación de concejos Hijosdalgo de la Junta de Elorriaga. El alcalde, Gorka Urtaran, junto a la corporación municipal y de otras instituciones, destacó el trabajo “voluntario y sin ánimo de lucro” de los concejos y de las entidades menores que conforman el municipio de Vitoria para conservar el entorno natural.

En este sentido, el primer edil de Gasteiz hizo especial hincapié en el protagonismo que las juntas administrativas y los pueblos tendrán durante la revisión del Plan General de Ordenación Urbana, en la que se pretende proteger de forma especial el carácter de zona rural que tiene.

Por su parte, la presidenta de la Asociación de Concejos de Vitoria, Miren Fernández de Landa, además de agradecer el trabajo de los concejos, puso en valor la campaña que se ha hecho para animar a las mujeres a participar en la vida política de sus pueblos, ya que “más que nunca es necesario que estemos en los lugares de toma de decisiones”. Al igual que el reto de llamar a más jóvenes. “Es tarea de todos hacer que éstos se acerquen para que se sientan parte de algo tan singular como esta forma de organizarnos”, enfatizó la presidenta de Acovi.

la cifra