amenaza de una nueva huelga de celo

La oposición urge a Urtaran a negociar con la Policía Local

Exigen que, en esta ocasión, se den garantías de que la crisis no se reabrirá después de dar por cerrado el conflicto

Miércoles, 16 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

vitoria - Los grupos de la oposición recogen el guante lanzado por los agentes de la Policía Local y exigen al alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran, que lidere la negociación con el comité de trabajadores para evitar que la huelga de celo regrese a la ciudad. El pasado domingo, varios agentes municipales volvieron a interpretar de forma taxativa la ordenanza e incrementaron su ratio habitual de multas durante una jornada. Una decisión que, afirmaron, responde a las manifestaciones realizadas por el primer edil en las que defendió la decisión del comisario jefe, José Antonio Vicho, de no conceder permisos el 6 de mayo.

El concejal del PP Gustavo Antépara, aseguró ayer que la “amenaza” de la huelga de celo vuelve a estar sobre la mesa, “con más multas para los ciudadanos”. “Estamos a las puertas de otro lío en Vitoria si Urtaran de nuevo no hace nada. Una vez más, la incapacidad de Urtaran para solucionar conflictos se hace evidente. El problema de la Policía volverá a enquistarse y de nuevo seremos los ciudadanos los que paguemos el pato. Pedimos que se sienten a hablar desde Seguridad Ciudadana y Función Pública para solucionar el problema”, agregó.

Por parte de EH Bildu, Iratxe Lopez de Aberasturi se mostró “preocupada por la falta de liderazgo de un alcalde que cerró en falso el conflicto con la Policía Municipal”. “No podemos entender -prosiguió- que Urtaran sea incapaz de poner freno al chantaje al que vuelven a ser sometidos, por unos pocos agentes, los gasteiztarras. Solicitamos al gobierno municipal que deje de lado la política del avestruz y aborde con determinación el problema para que los ciudadanos no vuelvan a ser los paganos de este conflicto”.

El portavoz de Podemos, Jorge Hinojal, indicó por su parte que “pensábamos que la Policía había aprendido que no puede solucionar sus problemas castigando a la ciudadanía y que el gobierno había aprendido que no puede solucionar sus problemas incumpliendo acuerdos, pero nos equivocamos”. “La semana pasada pedimos que se convocara el grupo de trabajo político-técnico para saber qué estaba pasando realmente, buscar soluciones y evitar que el conflicto volviera a saltar a la calle. Y no se hizo. Lo mínimo que se merece la gente a la que representamos es que trabajemos para que no paguen justos por pecadores. Reclamamos seriedad y responsabilidad”, ahondó el concejal.

Finalmente, el edil de Irabazi, Oscar Fernández, destacó que “la ciudadanía no puede ser rehén cada vez que haya un conflicto entre la Policía municipal y el Ayuntamiento”. “Esta actitud debe terminar de inmediato. Si hay un acuerdo sobre la mesa, aceptado por todas las partes se debe cumplir. Tanto el Gobierno municipal como los propios agentes deben cambiar su actitud para alcanzar consensos y servir de la mejor forma a la ciudadanía gasteiztarra, que es para lo que se les paga”, zanjó. - A. Burdain