EL PP DEJÓ UN AGUJERO DE 68 MILLONES

El Gabinete Urtaran logró estabilidad presupuestaria en 2017, reduciendo la deuda municipal y aumentando el nivel de ahorro

El informe del Interventor General constata que el Ayuntamiento registró superávit en el ejercicio económico del año pasado

El informe que anualmente emite el Interventor General evaluando la estabilidad presupuestaria señala que el Ayuntamiento logró en la liquidación del Presupuesto 2017 el mejor resultado en lo que llevamos de legislatura. 

Miércoles, 16 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 11:57h.

VITORIA. Concretamente, los ingresos económicos entre los capítulos 1 y 7 del presupuesto superaron en un 6,84% a los gastos, porcentaje que casi duplica el 3,87% de 2016. Igualmente, se redujo significativamente la deuda del Ayuntamiento y las sociedades municipales, pasando de los 123,2 millones de euros a comienzos de legislatura a los actuales 118 millones (pese al crédito que, por ejemplo, hubo que solicitar en TUVISA para asumir la compra de nuevos autobuses o los 20 millones de euros que tuvo que solicitar Ensanche 21 para afrontar la situación en que quedó al final de la pasada legislatura). Si tenemos en cuenta solo al Ayuntamiento, esta reducción de deuda consolidada ha sido de casi 7,5 millones de euros en desde 2015, marcándose unas perspectivas favorables también para 2018.

La concejala de Hacienda, Itziar Gonzalo, ha recordado el plan económico que el Gabinete Urtaran tuvo que poner en marcha para afrontar el agujero económico de 68 millones de euros dejado por el anterior gobierno y cómo condicionó la capacidad económica al inicio de legislatura. “Pese a ello, hoy en día cumplimos los principales indicadores, no estamos gastando por encima de lo que ingresamos y hemos conseguido una significativa reducción de la deuda. Decir que sigue disparada no se corresponde en absoluto con la evolución de la gestión económica que este Gobierno ha llevado a cabo en estos tres años”, remarca Gonzalo.

El informe del Interventor General constata que el Ayuntamiento registró superávit en el ejercicio económico del año pasado. En este sentido, destaca la evolución positiva del remanente líquido de tesorería, que fue de 969.773 euros en 2017, cuatro veces superior a los 201.987 euros del año 2016. Cabe señalar también que se registró un ahorro neto del 14,9 millones de euros.

Otro aspecto positivo reseñado en el informe de estabilidad es el relativo al plazo medio de pago a proveedores, que se situó el año pasado en 37,67 días (de los que 30 se establecen como periodo de aceptación de factura). Se mejora en más de un día el dato de 2016 (38,97 días).

La concejala de Hacienda se ha referido por último a la regla de gasto, otro de los indicadores que evalúa el Interventor General en su informe y que en 2017 no se cumplió por una diferencia de 12,6 millones de euros, tres veces menos que a comienzos de legislatura. “Hay que tener en cuenta que si lo que se comparara fuera el gasto real, en 2017 habríamos cumplido la regla de gasto. Cuando el PP se empeña en utilizar este indicador para valorar la gestión económica de este Gobierno, lo único que hace es reconocer el agujero que dejó en las arcas municipales y cómo tuvimos que hacer frente a esa situación. Les ha costado tres años reconocer esta realidad”, ha concluido Itziar Gonzalo.