san isidro labrador

Amatxus de sementales en la Feria de San Isidro

Los vecinos de Respaldiza cumplen con la tradición y disfrutan del mercado, pese a ser un día laboral

Miércoles, 16 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

respaldiza - Respaldiza fue escenario ayer de una Feria de San Isidro que, pese a coincidir con una jornada laboral, registró una masiva afluencia de público, atraído por el olor de las tradiciones. “En el resto de la comarca no es festivo, pero en la ikastola Etxaurren están de puente y se nos han desbordado las inscripciones a la gynkana en torno al mundo del baserri que hemos organizado”, explicó a DNA Miren Urresti, técnica de la Cuadrilla de Ayala encargada del buen transcurrir de la feria.

Y es que, nada menos que 40 escolares tomaron parte en este divertido circuito en el que había que ir superando pruebas, interactuando con los animales y ganaderos. Por un lado, los participantes en la exposición de ovino, caprino, asnal y equino del País Vasco, llegados desde diversos puntos de la comarca ayalesa, como Sojo, Aguiñiga, Salmantón, Luiaondo y Lezama. Por otro, las seis ganaderías que compitieron en el acto principal de la jornada: el cuarto certamen alavés de raza bovina pirenaica. Una raza autóctona que, aunque en la actualidad se encuentra en auge con más de 20.000 cabezas en Euskadi y Navarra, en los años setenta del pasado siglo estuvo al borde de su extinción por la introducción masiva de la raza parda alpina.

Raza ancestral “Es la raza ancestral del caserío vasco, hoy día muy especializada en producción cárnica, gracias al trabajo de nuestros ganaderos, que nos han traído lo mejor de sus cabañas, como se ha apreciado en el desfile”, subrayó el veterinario de Aberekin, Josu Paia, en relación al desfile de amatxus de sementales que acogió la fiesta y que él mismo dirigió, mientras el jurado calificaba a estas portentosas madrazas caracterizadas por tener capa rubia, las mucosas sin pigmentar, y unos “portentosos” cuernos de color blanco nacarado con las puntas de color amarillento, y un tamaño medio de entre 550 y 600 kilos de peso.

En total, el certamen concitó la participación de 48 ejemplares (tres de ellos machos) de un total de seis ganaderías alavesas, aunque los primeros puestos de las seis secciones a concurso fueron a parar a la ganadería Elizondo de Eguilaz (mejor macho y mejores hembras de 8 a 16 meses, de dos a cuatro años y de más de ocho años) y Hermanos Apodaka, de Aloria (mejores hembras de 16 a 24 meses y de 4 a 8 años), que también se llevaron los primeros premios de las pasadas ediciones.

La jornada también contó con una exposición y venta de productos artesanos y de caserío que congregó a una veintena de expositores de pastel, queso, pan, miel, conservas, embutidos, artesanías, cremas, licores o bisutería, a los que se les sumó otro de la Red de Semillas de Euskadi. Una asociación que esta llevando a cabo en la Cuadrilla de Ayala un estudio de identificación y recuperación de variedades de frutales y planta de huerta locales, y que se sumó al agricultor ayalés, Alberto Campo de Lureder, para ofrecer una novedosa e interesante cata de zumos naturales que congregó a un nutrido grupo de asistentes. La feria de San Isidro en Respaldiza tuvo, asimismo, exhibiciones de deporte rural y muestras de maquinaria agrícola, así como catas y degustaciones de queso Idiazabal y txakoli alavés, como previa a la fiesta de este caldo que albergará Amurrio el próximo domingo. - Araceli Oiarzabal