Gastroswing vive su octava edición del 31 de este mes al 3 de junio

Conciertos, talleres y exhibiciones sustentan un programa marcado por el baile

Carlos González - Martes, 15 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:04h.

Vitoria -Bailar y no parar. O detenerse, pero sólo para dar gusto al paladar. Con esa doble intención, la asociación cultural gasteiztarra Swinvergüenza viene celebrando a lo largo de los últimos años el festival Gastroswing, que ya tiene la mirada puesta en la que va a ser su octava entrega. En concreto, del 31 de este mes hasta el 3 de junio, el lindy hop y el charlestón llenarán diferentes puntos de Vitoria, pero también localidades como Aramaio y Murgia.

El programa, según explicó ayer la organización en una nota de prensa, incluye clases de baile, conciertos y exhibiciones, degustaciones gastronómicas, visitas culturales, y actividades sociales y solidarias, adueñándose para ello del Europa, Artium, el Gora Project y diferentes calles y plazas. En lo que tiene que ver con la parte formativa, los talleres previsto, a llevar a cabo en el citado palacio de congresos, tienen prevista la participación de unas 800 personas llegadas de distintas partes del Estado y también de otros países, algunos de ellos ya incondicionales de la cita. Frida &Skye, Ksenia Parkhatskaia, Sonia Ortega &Vicenzo Fesi, Tatiana Udry &Adam Brozowski, Fancy Dougherty &Nejc Zupan y Héctor Artal serán los encargados de conducir las clases.

En lo que se refiere a la música en directo, el público podrá encontrarse con la banda neoyorquina The Gordon Webster Band y con los Doc Scanlon’s Cool Cats Combo, grupo de referencia liderado por el cantante y contrabajista norteamericano Doc Scanlon.

Con la colaboración de Ilustrapados en Araba, Luz Roja, la comisión de Fiestas de Arana, Madame Dynamite y Swivel &Bow, Bodegas Marqués de Vitoria y el Consistorio de la capital alavesa, la actividad arrancará el jueves 31 con un concierto abierto al público que se producirá en el museo de arte contemporáneo, espacio que viene siendo sede de Gastroswing desde hace tiempo.

Ya el viernes, con los participantes ya instalados en la ciudad, arrancarán los programas formativos y el resto de actividades propias de un programa que, como siempre, no perderá de vista el componente gastronómico. De sidrerías a sociedades gastronómicas pasando por distintos locales, el festival pretende desde sus inicios ser también un escaparate, en este campo, de lo que los visitantes se pueden encontrar en tierras alavesas.

“Humor y buen ritmo” son las dos bases, como recuerda la organización, sobre las que se asienta una apuesta que viene respondiendo desde su puesta en macha al creciente interés que en estos últimos años, se ha despertado tanto en esta ciudad como en otras cercanas por el lindy hop.