Clasificación camino a la permanencia

El bache, con colchón

Abelardo encadena sus dos primeras derrotas seguidas, pero tiene margen de seguridad

Borja Mallo - Martes, 13 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

Vitoria - Llevaba tiempo Abelardo alertando que, tarde o temprano, el Deportivo Alavés iba a encontrarse un bache en su camino porque resultaba del todo imposible mantener el ritmo puntuador que este equipo, desde la llegada del técnico asturiano, venía sosteniendo en las últimas jornadas. El momento fatídico de encadenar dos derrotas consecutivas, tras quedar fulminada la imbatibilidad del preparador gijonés en Mendizorroza, llegó ayer ante el Betis. A la enorme decepción de Anoeta se sumó otra segunda seguida de no menor calibre ante los verdiblancos. Un balance de cero puntos en el casillero de los seis últimos que se han puesto en juego que abre el primer período de crisis con El Pitu al frente del equipo y con dos duros desplazamientos por delante para visitar a Valencia y Espanyol. Un momento comprometido, pero al que se ha llegado con un margen de seguridad muy importante que ahora se tiene que manejar con inteligencia para no pasar apuros de aquí al final del curso.

Pese a su derrota de ayer, El Glorioso conserva con el Las Palmas una renta de once puntos -y, de momento, el gol average tras el 2-0 en Vitoria, aunque todavía hay que jugar en el Estadio Gran Canaria- cuando solo quedan por delante treinta por ponerse en juego. La ventaja que este equipo se ha labrado con su sensacional rendimiento en las últimas semanas es todavía enorme. Más aún teniendo en cuanto que el ritmo puntuador de los que vienen por detrás está siendo paupérrimo. Eso sí, como el propio entrenador alavesista se encarga de repetir cada semana, el equipo no se puede permitir un período de relajación que le pueda meter todavía en serios apuros en el esprint final. En el fútbol, cosas más raras se han visto. Y el propio Alavés viene de protagonizar una de las reacciones más poderosas que se recuerdan en Primera División. Una racha espectacular que le ha situado a las puertas de la permanencia, pero aún con trabajo por realizar. Desde su primer día en el club, Abelardo situó en los cuarenta puntos la frontera a superar para asegurar la categoría. No parece que vaya a ser necesario semejante registro, pero bueno sería acercarse lo máximo posible a esa cifra estipulada.

gestión de la primera crisis En el vestuario, llega ahora el momento de gestionar esta primera crisis con el nuevo entrenador. Visto lo visto a lo largo del curso, solo una crisis galopante albiazul y una resurrección increíble de un equipo de la zona roja podría comprometer la continuidad del Alavés en la máxima categoría. Pero para no fiarlo todo a los rivales en esa pelea, se necesita cuanto antes un regreso al camino de los puntos que acerque a la tranquilidad definitiva.